CAMISETA MOJADA

 

Hola de nuevo somos Ricardo y Belén dado las lecturas que tuvo el anterior relato vamos a ofreceros otro pero esta vez la protagonista es solo Belén…

Cuando ocurrió lo que os voy a comentar yo tenía unos 22 ó 23 años. Estaba estudiando en Zaragoza, en la universidad. Como todos los estudiantes nos gustaban la fiesta y la juerga más que a un tonto un lapicero, así, teníamos debajo del piso donde vivía un Púb. Donde solía ir muy a menudo. Era el típico bar de copas de estudiantes en el cual, nos juntábamos varias chicas y chicos de todas las universidades en los días de fiesta.

Como ya os comente en el relato anterior, mis tetas, siempre han llamado la atención, pues uso una 120, y estoy delgada (más entonces que ahora, unos 4 kilos), y la altura 174 hacia que muchos chicos, y no tan chicos intentaran ligarme.

 

Un día, en el Púb., se organizo una fiesta para el viaje fin de carrera de los veterinarios y yo conocía a varios chicos y chicas de esa universidad, me invitaron y fui a la fiesta.

Era finales de mes y entre los gastos

os del piso, la comida, las juergas, y poco más llegué canina, sin una peseta- antes de la entrada del euro- así que me junte con los conocidos y fuimos bebiendo y bebiendo.

En esas estábamos cuando Jaime, un amigo de veterinaria, me trae una hoja partiéndose de risa y me la da. Yo la leo y le pregunto:

pero tío, ¿para que me das esto?

¿Lo has leído?, te iría bien para la economía tan mala que tienes el premio es 50.000 Pesetas (300€)

¿Qué dice? –pregunto Mónica, otra amiga.

Nada que el jueves que viene hay un concurso de camisetas mojadas y el premio es 50.000 pelas.

¿y te vas a presentar? Yo si tuviera tus tetas fijo que sí

anda y déjame en paz.

Y así quedo todo. Seguimos de juerga y fuimos todos a nuestras respectivas casas a dormir.

Mientras me aseaba antes de meterme en mi cama, empecé a darle vueltas al asunto. Me decia a mi misma, "no vas a ganar, pero si ganas son 50.000 pesetas" mientras decia esto estaba en el baño desnuda, y me miraba en el espejo. Me miraba de frente, de lado, me acariciaba los pechos, me los juntaba… pero desterré la idea de la cabeza.

Así fueron transcurriendo la semana, y todas las noches repetía la misma operación frente al espejo. Repitiéndome "no estarás desnuda, y conociendo ese Púb., tampoco habrá mucha gente, además, llevaras la camiseta, mojada pero con camiseta…" pero lo único que conseguía era calentarme como una burra, y acabar masturbándome como una loca hasta alcanzar el orgasmo. Luego me acostaba.

El Jueves me levante con la seguridad de no ir al Púb., tenia un parcial en la Universidad y Salí de casa sin pensar en nada más que en el examen.

Pase el día en la universidad y volviendo a casa por la tarde, contenta, pues el examen me había salido muy bien, pase delante del Púb... En la puerta colgaba un cartel que ponía "ESTA TARDE GRAN CONCURSO DE CAMISETAS MOJADAS GRANDES PREMIOS". Me quede mirando el cartel y no sé porque decidí entrar.

Fernando, el camarero, cuando me vio me dio una sonrisa y un número.

¿Qué es esto? Le pregunte.

El numero para salir.

Mire el numero y era el 8 no había muchas chicas apuntadas.

¿Qué te animas?

No sé. Me da vergüenza.

Chica que no te verán desnuda, llevaras camiseta.

Ya, pero empapada.

Anda Belén, entra.

OK

No se porque conteste eso. Pero un picorcillo de excitación se me estaba apoderando.

de acuerdo le dije a Fernando subo dejo esto y bajo.

Dicho y hecho subí a casa y baje rauda al Púb... Faltaban aun 45 minutos para que empezase el concurso. Allí ví que las chicas que competían eran guapas. Muy guapas. Eso hizo que casi me arrepintiera.

A todas las chicas que concursábamos, al final 16, nos condujeron al almacén para preparnos. Las chicas llevaban de todo, aceite corporal, maquillaje, purpurina… y yo solo llevaba mis vaqueros, que aquel día los llevaba con zapatos de tacón que era muy raro en mí, y mi blusa.

Fernando entro y nos dio a todas las chicas una camiseta blanca con la que tendríamos que competir.

Las chicas se acicalaban y la que estaba al lado me dijo que usara su aceite al ver que no traía nada. Se lo agradecí y me unte el cuerpo y mis pechos con ese aceite. La verdad es que se veían esplendorosos, grandes, llenos. Con una gran aureola y a base de los masajes los pezones se me irguieron

Luego el concurso empezó. A mi me entro un miedo atroz. A la que tenia el último numero, le dije que si me lo cambiaba. "sin problemas" me contesto.

Las chicas fueron saliendo por orden y cuando entraban, en sus caras, se podía ver una excitación que se palpaba. Todas habían salido con braguita de bikini. Yo no tenia, no había caído, solo llevaba mi tanga beig. Y me toco

 

Cuando salí, me impacto el calor de los focos que alumbraban el pequeño escenario donde teníamos que bailar. El calor que se sentía era terrible. Mire hacia delante pero no se veía nada, solo sombras. Por lo que pude observar el Púb. Estaba a reventar, nunca había estado tan lleno. Y en la primera fila pude divisar a un profesor de la universidad y a un vecino mío, que estaba como un queso, pero mayor que yo uno 10 ó 12 años. Eso me hizo desistir. Ya me empezaba a retirar cuando Fernando me arrojo encima un cubo de agua helada y empezó a sonar una canción que me gustaba mucho.

Esa agua fría fue como una descarga eléctrica. Empecé a bailar poco a poco. Los gritos jaleándome eran atronadores, poco a poco me fui soltando y llego otro cubo de agua. Este ya no me importo. Estaba encima del escenario bailando, enseñándoles el culo, agarrándome los senos, sacando la lengua y pasarla por los labios de la forma más obscena que podía. Me metí una mano por debajo de la camiseta y me empecé a frotar los pezones, que a esa altura los tenia como piedras. Yo me acaloraba cada vez más. La mano que tenia dentro empezó a salir de mis tetas pero agarrando la camiseta, poco a poco, levantándola hasta que me la saque por la cabeza. Allí estaba, con las tetas al aire, cachonda como pocas veces ante mirada de los desconocidos que no perdían detalle de mi baile. Yo los miraba a los ojos, bueno lo intentaba porque no se veía nada, y mi mano derecha bajo hasta mi entrepierna y me empecé a tocar la vulva por encima de mi tanga, al rato tenia mi dedo índice dentro de mí. Notándome encharcada, cachonda, exhibicionista, lujuriosa. Oí las últimas notas de la canción y sin pensarlo tire todo lo que pude de mi tanga hasta que lo rompí y lo arroje hacia el público que gritaba como posesos. Me encontraba desnuda ante un público que no veía y no me importaba en absoluto.

Luego termino la canción y entre una algarabía, Fernando, me dio una copa y un beso con lengua, mientras decia "FABULOSA HAS ESTADO FABULOSA". Mientras me retiraba hacia el almacén. Supuse que había ganado y así era.

 

No volví por el Púb. hasta el lunes. Estaba avergonzada. Y no hubiera vuelto, si no me hubiese dejado encima un reloj que llevaba, y entre a buscarlo.

Cuando entre solo había cinco personas eran Fernando, el camarero. El profesor, mi vecino que se llamaba Javier, un cuarto personaje que no conocía y Jaime mi amigo.

Hola Fernando, vengo a buscar el reloj que me olvide.

Hola Belén, ¿Qué ya te has gastado el dinero?

Uyyy Casi. Es que la vida esta muy cara.

Pues si quieres bailar…

Sabes que no lo hago por menos de 50.000 Ptas. –conteste para cortarlo-

Fernando se me queda mirando, se da la vuelta va hacia la caja y saca un billete de 10.000. Acto seguido el profesor, saco otras diez mil. Mi vecino, el guapo, otras diez mil Jaime se acerco y puso otras diez mil, -que le den a los libros- encima de la barra. Y el desconocido también puso sus diez mil. Así que no me quedaba otra que aceptar, gustosa, su invitación. Fernando fue a la puerta y cerro el Púb...

Volví al almacén, aun había un frasco de Aceite y unas camisetas sin usar. Me quite la falda que llevaba, las medias, me desbroce lentamente la camisa, observándome en el espejo que aun estaba en el mismo sitio. Me quite el sujetador, y me embadurne otra vez de aceite. Me puse la camiseta y avise a Fernando que ya estaba preparada.

Nuevamente, los focos me asombraron por su intensidad y su calor. Rápidamente, Fernando me tiro un cubo de agua y baile como una loca. Dentro de mí, otra vez, se despertaba ese fuego. Estaba cachonda de lo más y decidí quitarme pronto la camiseta.

Allí estaba yo frente a esos cinco hombres que ahora los divisaba en primera fila. Les miraba a los ojos. Me estrujaba los pechos, me los chupaba. La otra mano se dirigió a mi entrepierna y empezó a moverse rítmicamente, con fuerza para darme placer que me llegaba por oleadas. Me puse a cuatro patas e hice como que me fustigaba con la mano en el culo mientras los hombres chillaban y aullaban. Rasgue mis bragas hasta romperlas. Me di la vuelta y apoyada en una mano, la otra tocaba mi sexo, se hundía en mis pliegues, estaba alcanzando un orgasmo delante de esas personas. Al echar la cabeza hacia atrás para respirar una gran bocanada de aire, me encontré a Fernando que bailaba desnudo detrás de mi y se me quedo su pene a la altura de la boca no lo dude, me metí ese pene largo pero fino casi hasta la garganta, coso que me hizo dar una arcada, y empecé a chuparle furiosamente el pene.

En esas estaba cundo note que una lengua se escurría entre mis pliegues de la vagina y me quitaba mis dedos. Dos lenguas más me chupaban las tetas y los pezones. Yo estaba en el séptimo cielo. En poco más de siete minutos había alcanzado dos orgasmos. Me puse a cuatro patas. Y Fernando me penetro por detrás mientras Jaime se coloco delante con su Pollon, porque era enorme no de largo pero si de grueso casi no me cabía nada más que el capullo y empece a lamerlo mientras me llevaban al cielo Fernando que estaba detrás empezó a tocarme el Ano, yo nunca lo había hecho por allí pero estaba como poseída, y metió uno y luego dos dedos mientras seguía fallándome hasta que dio un grito y se corrió dentro de mi (gracias a Dios tomaba píldora) y cayó al piso derrumbándose. Jaime le sustituyo, pero el se tumbo en el suelo y fui yo quien se inserto esa barra de carne dura y con unas venas como no las he vuelto a ver. Los demás menos Fernando me chupaban las tetas y el desconocido me introducía su pene en la boca.

Y me tocaba las tetas. El desconocido se corrió enseguida llenándome la boca de su semen que, también la primera vez, lo trague como si fuera el mejor néctar del mundo.

Jaime no aguanto mucho más y se corrió dentro también.

Los otros dos estaban de pie y tocándose sus poyas, me puse de rodillas y empecé a chapárselas alternativamente, luego les pedí que me follaran, tenia hambre de sexo. Ya no llevaba la cuenta de los orgasmos que había tenido.

El profesor y el vecino decidieron follarme a la vez, y yo asentí, solo dije que quería el vecino por delante y el profe por el ano.

El profesor me puso a cuatro patas y me reventó el culo. El dolor fue intenso, ya que hasta ese día era virgen por el culo, pero enseguida cambio por un placer extremo. El se tumbo sobre su espalda cogiéndome como si fuera una muñeca y me dejo para que el vecino me penetrara vaginalmente y así lo hizo. Podía sentir como sus poyas se tocaban dentro de mí. Mis orgasmos eran ya encadenados. Los otros me chupaban, pellizcaban, amasaban mis grandes pechos hasta que se corrieron.

 

Quedamos todos tan cansados que durante unos minutos estuvimos todos tumbados sin decir nada

Y así acabo. Espero que les haya gustado

 

Belén.

 

       SEXO SADO

Sexo Sado

 
SECCIONES DE SEXO GRATIS
* NOVIAS Y ESPOSAS
* VIDEOS CASEROS GRATIS
* CONTACTOS GRATIS   contactos gratis
FOTOS GRATIS de sexo casero
      
 
WEBS AMIGAS
* JOVENES
* NOVIAS VESTIDAS

* VOYEUR

* SEXO GRATIS
* DOGGING ESPAÑA dogging en español
* WEBCAM DE CHICAS
 
Sexo Voyeur y camaras espias
 
sexo anal
 
OTRAS SECCIONES
* RELATOS EROTICOS
* JUEGOS EROTICOS
* HOROSCOPO
* BROMAS
 
Sexo Voyeur y camaras espias

VOLVER A SEXO AMATEUR